21 de abr. de 2015

Hilos de carne

Tiro de reservas estratégicas 
y subo otro de los poemas de 3,14. 
Sean buenos en Sant Jordi 2015 o Día del Libro
y nunca, nunca, nuca se paren para hablar con desconocidos. 


Hilos de carne

Tiempo era al igual que hoy
cuando donde muere la calle
vi correr los hilos
de cien golondrinas, los picos
abriendo el vasto espacio hasta coser
mi carne con sus estelas.

Voces e hilos me atraviesan
hasta ser una transparencia
suspendida en una marea
de formas, veo los paralelos,
olvido ser quien era,
sueño ser un pájaro

ingrávido abandonando
la tierra. ¡Quebrar el ocaso!
¡Apuñalar el vidrio azul!
Y así veo el mundo, verde
y tenue serpiente sobre el barro,
allí abajo brillan luciérnagas…

Es la tierra adherencia
que la ave deja en vuelo
rasante, se eleva sobre la bóveda
perfora las nubes enrejadas
y cuando cree ser una flecha
—aullido de acero vivo—
su propio reflejo la confunde,
la golondrina cae en picado
y la ave piensa ser un hombre,
carne que sueña
en frágil permanencia
negando ser un hilo que arde.

El hombre sueña ser ave
que rasga el blando rostro
de los cielos, que cruza
el oscuro vientre del tiempo
y no se detiene
para volar, volar, volar.

Kutuzov, en Poemas 3,14

Share/Bookmark

16 de abr. de 2015

Publicadas Guerras de Antigua Vamurta 4 y 5

Mediante Google Play los libros que he ido publicando están teniendo una segunda vida. Ahí y en Samashwords he publicado los ebooks de Guerras de Antigua Vamurta 4 y Guerras de Antigua Vamurta 5, la división de la saga de Vamurta en 6 partes, editada también como un solo libro. La ventajas de ser un escritor independiente (alguien a quien las editoriales han rechazado) es que uno puede hacer, realmente, las cosas cuando la apisonadora de la vida le permiten hacerlas. Tenéis los enlaces para descagar los ebooks en el lateral derecho de este blog y en las pestañas de "zona de descargas".


fantasia epica gratis
literatura fantastica gratis

Un formato muy ágil, este el de los ebooks, para leer en android, ipads, iphones y tablets para archivos en kindle, epub, pdf, mobi, etc. El tema tiene gracia. En lo personal soy una acérrimo lector de papel, pero eso no implica ser ciego: los libros de papel son lo que fueron los caballos cuando apareció el coche a motor. Las Guerras de AV 4 y 5 son el corazón de la segunda parte de esta larga novela épica, que mezcla fantasía y coherencia, que no son incompatibles. Siempre prefiero las historias que me puedo creer, las narraciones que me sitúan ahí, en primera línea, a pie de trinchera. Y más si son en un mundo imaginado.


Share/Bookmark

13 de abr. de 2015

Píllalo al vuelo

Estaba yo sentado en el sofá del comedor mirando, a través de la ventana, llover. Todo muy clásico. Entonces, emergió. Todo muy rápido. Lo pillé al vuelo y cerré el puño. Era un poema. Me volví a sentar para contemplar la lluvia, que repetía discurso. Al poema eso le importaba muy poco. No dejaba de moverse. Estate quieto, coño, ni caso. Seguí sentado, como si tal cosa. Tuve la tentación de rascarme la nariz pero me contuve. Esas cosas no las hacen los poetas. Como el poema se agitaba como un gato de corta edad al que quieres manosear, no tuve más remedio que levantarme, ir hasta el dormitorio, tomar papel y lápiz, sentarme en la mesa del comedor y encerrar el poema bajo llave. Luego fui a por una cerveza y puede volver a sentarme en el sofá. Daban un programa estupendo en la tele.

Share/Bookmark

11 de abr. de 2015

La extraña, novela de Sándor Márai

La extraña, la novela del escritor húngaro Sándor Márai que retrata a un pobre pequeño burgués que se revela o se descontrola él mismo, contra su propio mundo. No es la novela perfecta que es El último encuentro, también de Márai, pero no deja de ser una obra interesante en la que el protagonista, que ronda los cincuenta, es un atormentado insatisfecho. Una enfermedad, ésta, muy literaria y atemporal.

sandor maria el ultimo encuentro, la extraña.
Sandor Marai y su mujer.
Un argumento ya utilizado, propio de los inicios del siglo XX y antes, que Kafka lleva al límite con La metamorfosis, que tiene como precursor a Melville y su Bartleby, el escribiente (1853), no comprendida en su tiempo ya que Melville, dicen los expertos, se adelantó 75 años o más a La Metamorfosis. En nuestros tiempos, el surafricano J.M. Coetzee vuleve a llevar a este tipo mediocre (somos mayoría) otra vez al límite en la magistral Desgracia (1999), uno de los mejores libros que he leído. Hay muchos ejemplos de novelas existencialistas, sin olvidar la célebre El Extranjero.

He aquí un par de citas de Sándor Márai en La extraña:
libros 
«Tardó bastante tiempo en darse cuenta de que no había forma de escapar a la red de información de las mujeres, y fue entonces cuando se rindió.»

«Empezó a sentirse mareado. Acababa de darse cuenta de un detalle sobre los hombres; era la primera vez en su vida que tenía una prueba tangible sobre la miseria moral en que se debatían los hombres a lo largo de su existencia. La mayoría de ellos lo observaba con una mezcla de admiración y repulsa, como un loco que se comporta heroicamente porque no sabe lo que hace.» 

Share/Bookmark

9 de abr. de 2015

Nadie

La Odisea, de un tal Homero, tiene más cachondeo del que parece.
Hay un momento en el que Ulises emborracha al gigante de un solo ojo (nada que ver con Sauron, este como ovejas como yo olivillas) y Polifemo, el capi de los cíclopes, harto, pregunta:

«—Dime tu nombre para que, a mi vez, te ofrezca presente de hospitalidad.
— Me llamo Nadie —contestó Ulises.»

Ser Nadie te da una ligereza espantosa, convierte tus pies en alas. Oigo como nacen las plumas en mis pies, incluso crecen en los codos.

Share/Bookmark

Relatividad


He aquí uno de esos vídeos educativos tan bonitos. Este trata sobre el tamaño, que al fin y al cabo sí importa, de los planetas y estrellas que pueblan esa inmensa sopa granulada en expansión que es el Universo. He aprendido cosas contemplando el vídeo, por ejemplo que, el problema que tengo con las mamparas de la ducha de casa, que no acaban de cerrar bien, no es tan importante.

Share/Bookmark

7 de abr. de 2015

Flores Amarillas y otros relatos de amor y muerte

La espina dorsal de los relatos de Flores Amarillas es el retrato, entre apasionado, agridulce y evocador, de un mundo en inevitable extinción: el de las gentes y su modo de vivir de la posguerra en España. Un mundo que se desvanece cada día más, aguado por las olas de la modernidad, un universo del que quedan, hoy, pocos supervivientes. Susana Fuentes, la autora, se emplea a fondo para dar fe, contar, relatar y fijar en el tiempo esos microcosmos que son los pueblos de Castilla en los que los habitantes aman, sueñan y mueren.



Share/Bookmark

26 de mar. de 2015

Poema a un amigo

Poema a un amigo, titulado Buena Suerte. Otra de las piezas del poemario Poemas 3,14, disponible para descargar en Google Play, Smashwords, Amazones y otras tiendas de ebooks, en PDF, epub, mobi, kindle para tablets, smartphones, iphones, android y no sé cuántas cosas más.


Buena suerte

¿Acaso es justo que te señale
si nunca hablaste de amar?
¿Nos cubría un matiz trágico
o nos impulsó una vez la fortuna?
Repetíamos el paseo de hojas pobres
bajo los soles de la tarde esperando
las impenitentes mañanas feroces
cuando medíamos nuestro hogar ínfimo.
Todo era, tú también, una enorme broma
cocida por tus dientes de seca ironía,
bronce por el pánico al mundo real.

¿Te pude decir que las coincidencias
nos ataban más en nuestro mundo
que tildábamos de único, precioso y estético?
¡Lapislázuli! Ese era tu puente
yo ya lo entendía y me sorprendía
que el azar fuera, otra vez, un dardo oscuro.

Evoco los contornos de tu alto santuario
de ventanas gélidas sin balcones
con pocos pero muy adecuados muebles
donde no era admitido el beso desconocido.
En el altillo, latentes y ordenados, yacían
tus anhelos de agitador ortodoxo.
Y en el rincón opaco nadan las sirenas,
las prisas y los años todo lo desnudan.
Todavía mi memoria te conserva
alzando la ceja de la cansada
cara de lechuza, emitiendo el dictamen
de un sátrapa antiguo que perdona y salva
destripando el parecer ajeno, el juicio
de los humildes que amagan con la divergencia.

El azúcar. El deseo por sobrevolarnos.
El tiempo. A pesar de todo, aún me trastorna
tanta seducción. Tanto, tanto te quería.

Pocos fueron los secretos que te guardaste.
Yo sabía que tú buscabas días
claros y tú que yo moría en el ocaso
si el cielo ardía y la antesala estaba vacía.
Habían chicas y no mucho sexo,
la intimidad era un campo literario
donde cabían referentes y maestros,
ángeles y letras de un valle fantástico.
Compartir. Siempre ganaba porque
servía plato pequeño en nuestra mesa
de necios, tedios y cafés homéricos
donde cocinábamos dioses y zurcías fábulas.
¿Qué esperaste del retorno a casa,
tan largo, enfermos de luz, sucios de noche?
Querías un nuevo hombre, lo amamantabas,
modelando con dedos exigentes la carne
de alguien que sólo existía en el salón
que no encontré, que no existía ni existió.
No recuerdo cómo se desmoronó.
Encender la luz, el amor sin trampas.

Más tarde me llegaron fragmentos y ecos
de aquí y de allá, imágenes heridas
del espía defenestrado de Palacio
que ya no comprende cómo viste la Reina.

Años. Huracán que levanta piedras
para llevárselas muy lejos. Olvido.
Y no. Te muestras y te apagas, cada vez
más frecuentemente. Recuerdos,
                                       mi buen amigo.

                                                                    I.K, en Poemas 3,14.

Share/Bookmark

24 de mar. de 2015

Von Rezzori, una cita de Un armiño en Chernopol

Lean, por favor, esta cita Gregor Von Rezzori (1914-1998), en su novela Un armiño en Chernopol, de la trilogía que escribió este escritor apátrida que se completa con Memorias de un antisemita y Flores en la nieve. Habla de la corrupción. Algo les resultará vagamente familiar.

«Vivimos con tantas contradicciones que no tenemos nada que objetarle a nadie. ¿Orden? Pero… ¡por favor! ¿Qué ciudad cree más en el orden que la nuestra? Chernopol es administrada y gobernada conforme al esquematismo de una burocracia rigurosa que es herencia del espíritu burocrático más anquilosado de la historia universal —el austriaco, contra el cual nos alzamos—, y por esa razón, aun pecando de chovinistas, por nada del mundo estamos dispuestos a admitir semejante lacra. Que, en el proceso, esa burocracia quede prácticamente sin ejecución y efecto se debe, si bien sólo en una parte muy pequeña, a la tan cacareada corrupción, hoy perfectamente integrada y refinada. En una parte muchísimo mayor hay que achacarlo a la falta de resistencia, a la maleabilidad de los gobernados y administrados.»

Share/Bookmark