3 de mar. de 2015

Tierra de flores, Poesía.

Una poesía breve para estos tiempos de nubes bajas. Otra de las piezas, versos y chatarras del libro de Poemas 3,14,  que tan buen recepción está teniendo en la plataforma de ebooks Google Play (Poemas 3,14).

Tierra de flores

Tierra de lavanda,
la rueda se impregna de colores.
Nos cansamos de pasear
por campos brillantes
donde nace la luz del mundo.

Desde la chambre
miro por la ventana,
como otros,
el surtidor lento de la tarde.
Piel adherente,
tierra de flores.
Dos girasoles y un tallo de fuego
descansan sobre la cama.

I.K, hoy por hoy.
poesía corta tierra de flores.
By Igor.


Share/Bookmark

Podemos y los calzoncillos sucios

Ha salido en prensa estos días que Monedero, uno de los líderes de Podemos y hombre de confianza de Pablo Iglesias, ha recibido unos 475.000 € del gobierno de Venezuela para no sé qué asesoramiento. Es demasiado dinero. Es, por sentido común, un soborno. Todavía no han alcanzado el poder ejecutivo y ya llevaban los calzoncillos sucios. Inadmisible, ni por el efecto lejía que comenté, se puede justificar. 

Share/Bookmark

19 de feb. de 2015

Repsol descubre petróleo en la Garrotxa

Las que hasta hace poco tiempo eran unas prospecciones discretas de la petrolera Repsol a menos de 16 kilómetros de Olot, en la Garrotxa, se están convirtiendo desde hace unos días en la noticia bomba en dicha comarca catalana. La confirmación de que Repsol ha hallado una de las bolsas de petróleo más importantes de los últimos años en tierra firme ha desatado todo tipo de movimientos en la comarca, incluyendo repentinos cambios de orientación entre los políticos locales. Las acciones de la petrolera española en el IBEX se han disparado un 4,73% durante la sesión bursátil de esta mañana, mientras en la bolsa de Londres Repsol se apunta una subida del 3,64%.

Share/Bookmark

17 de feb. de 2015

Red Army, el documental

Se ha estrenado el documental Red Army, realizado por Gabe Polsky  y producido por Werner Herzog, que también rodó Gente Feliz: un año en la Taigá, y extrañas películas en los setenta. Además de un cartel tremendo, que retrotrae a los cartelistas republicanos de la Guerra Civil en España, Red Army nos trae la historia de la selección de hockey hielo de la URSS, que ganó casi todos los mundiales durante decenios y que hoy vuelve a ganarlos bajo la bandera de Rusia.

Share/Bookmark

8 de feb. de 2015

Poema El Minotauro

Lanzado otra de las salvas de Poemas 3,14. El poema El Minotauro se basa en una sensación o quizá sea una intuición. La mayor parte de las cosas que nos ocurren, nuestra propia vida, las angustias, los llantos, el nerviosismo, son algo que nos viene de fuera, sí, pero en gran parte el estrangulamiento vital nos ahoga por muros construidos por nosotros mismos. Dejo el poema. Viviendo en un laberinto.

El Minotauro

Si alcanza la quietud y el verano anochece
con vino suficiente para acallar el día
decido buscar la raíz de todos los males
que van alejándome de la osadía.
Buceo en el pasado, llevado por el oleaje
en un océano de cristales a la deriva
que una y otra vez golpean los acantilados.
Vuelvo a recorrer pisos abandonados
aparto jarrones, deshojo algunas de las flores
muertas que se desvanecen en mis manos.
Doy luz a marionetas de polvo y otoños:
hombres a los que señalé como amigos,
mujeres que desaparecieron en las esquinas,
llaves sobre la mesa para armarios carcomidos,
patios de colegio, enormes aulas ya vacías,
despachos en los que cegado me desangré,
pasillos verdes, pájaros estáticos, redes,
lámparas apagadas, camas deshechas,
antiguos mapas y antiguas son las canciones,
perros que no ladran, males en las antesalas
y un cajón lleno de palabras desaforadas.
En las últimas cámaras aguardan los gritos,
las voces, cien rostros y, petrificadas, las lágrimas.
El final es el inicio y el Minotauro aparece.
Un gesto visto. Soy yo. Yo mismo sonriendo
veintitantos años atrás en una encrucijada.
«Yo te conozco, tan distinto a quién eres».
Me desdeña. El Minotauro no tiene espera.
Deshago el camino hecho, si pudiera
con un martillo le abriría la cabeza.
Si pudiera, abriría una gran brecha
para que la maleza conquiste la tierra.
Voy a cambiar de dirección, voy a cambiar de barrio.
Me visto, corro las cortinas, apago todas las ideas.

                                                                                             I.K, hoy por hoy.



Share/Bookmark

1 de feb. de 2015

Relato Corredor de fondo

Muchos domingos salgo a correr. Es un buen complemento para el judo, mi deporte, que es un mezcla de técnica y explosión. Correr me agota. Pero a veces tiene sus recompensas. Llegas a sentirte como un rebeco que, ligero, remonta el cerro. Aunque, siendo realista, la mayor parte de las veces me siento como un viejo jabalí que resopla, cansado, trotando por el asfalto de Barcelona, soñando que corre por un bello bosque.

by Igor

Corredor de fondo

«Correr, correr. Sé que unos kilómetros atrás me desplazaba en círculos por la vasta amplitud del altiplano, esta losa helada sin principio ni fin en la que el cielo pesa más que la tierra. Una vez y otra. Esto era antes, antes de que las piernas fueran dos alfileres de puro dolor. La tierra ocre, replegada y ondulada como un mar estático de matorrales que esconden conejos burlones. El pecho dice basta. Hace rato que focalizo la mirada en este sendero de arenas aplastadas. Me concentro en el túnel. Este camino que se retuerce y serpentea. No doy para más. Oigo jadeos regulares, todavía no hay nadie delante. Si levanto la cabeza de la pista, voy a parar, voy a parar y tumbarme en el barro o sobre los hierbajos secos a ver si pasa alguna nubecilla blanca impulsada por este maldito viento racheado que me está matando. Tiemblo y corro. Quedan aún unos buenos centenares de metros. No puedo sostener el ritmo, imposible, voy demasiado alto.
Es como si el mundo se hubiera reducido a esta visión estrecha que oscila, borrosa por la zancada. Los gemelos son dos piedras que tiran hacia abajo, las rodillas crujen como cáscaras y todo el aire que me falta. No oigo, vibro demasiado, los pulmones… Una sombra mariposea delante, una silueta sobre la pista. No sé qué es. Desaparece un instante y vuelve a recortarse, negra, un poco más allá. Se difumina y, tras un picado, gana nitidez. Parece un azor. Juega, ondea y bascula a los lados como mi vieja cometa. Sigo la sombra, la sigo con el corazón. Una ráfaga de viento la hace dudar, se sobrepone, se eleva, se aleja. Oigo unos vítores. Alguien me abraza, me felicitan. Gritos en el frío. Miro hacia arriba, busco en el cielo límpido. He llegado a la meta, repleta de gente que grita, que anima.  Poco a poco van desapareciendo, el público se volatiza a medida que me acerco a casa. Oigo voces que me llaman aunque sé que no hay nadie. Voy andando, extenuado, ya he llegado al pueblo. Es pronto y las calles todavía están vacías.  Por fin entro en casa, me ducho. Al salir me tumbo en la cama bocarriba, mirando el techo blanco. Cierro los ojos, buscando un reposo. Lo único que veo ahí arriba es la sombra de un azor, sobrevolando el árido altiplano sin fin de esta tierra».

 


Share/Bookmark

24 de ene. de 2015

Turismo, los relatos de Julio Quintas

Turismo, o las crónicas de viajes a días, reflejos y sueños de alguna gente. Este es el título y el subtítulo del debut literario del escritor argentino afincado en Barcelona Julio Quintas, un hombre Reducido a la escribitud. Ni más ni menos. Un debut literario tan humilde en su puesta en escena, tan silencioso en su salida a la calle, que la mayoría de mortales no deben tener ni la más remota idea de lo que hablo. Un debut literario fantasma por voluntad del autor. Algo que aumenta mi admiración hacia este libro. Y eso que, a quien le interese encontrar algo distinto, no lo de siempre martillado con otros nombres y escenarios de cartón-piedra, los relatos de Julio Quintas son de lo mejor que he leído últimamente. Es un colega, he cervezeado con él, y eso no resta que el libro me dejara estupefacto, primero, y luego entre divertido y maravillado.
                                   
Los relatos pdf de Turismo
Tengo una buena noticia para los que sientan curiosidad. Julio Quintas ha puesto el libro de relatos en descarga gratuita en formato PDF (sólo PDF) en el enlace que adjunto: DESCARGAR AQUÍ . Y ha hecho una edición en papel, para inmensas minorías, que no está a la venta. Gran parte de los relatos son cortos o muy cortos. Parecen, al principio, desconectados, islas en un mar caótico. Como explico más abajo, eso no es más que una apariencia.

Share/Bookmark

17 de ene. de 2015

Chica eléctrica

Otra de las poesías contenidas en el libro Poemas 3,14. Una poesía breve sobre algo común. Aquellos que siguen su propia senda, a propósito o sin propósito, queriéndolo o no.  Aquellos que no saben encontrar su pequeño rincón en lo pactado por la mayoría. Es una chica eléctrica.

Chica eléctrica

El sombrero de lado,
sombrero de copa.
Hambre de ayer
que hoy es desidia
e infinito cansancio
por todos nosotros.
Las mallas negras
por uso ametralladas,
los hilos de bruja
cubren tu rostro
de tres estaciones.
Escotada camisola
de terciopelo raspado
por la inclemente ciudad
que te señala, repudiada.

No, no queda nadie
de todas esas noches de rock,
excepto tú,
una centella tramposa.

Share/Bookmark

10 de ene. de 2015

Señora Maite

Comprimida en el pequeño balcón, ve los hombres de la calle pasar pensando en los hombres de antaño, aquellos hombres que abrían y sostenían las puertas para dejar pasar a las damas. Hay mucho jaleo en la calle porque son las fiestas del barrio.
Escucha, sin mirar, el correteo de la casa, a sus espaldas. Hoy, tras el silencio de tantos años, vuelve a tener el piso lleno de familiares. Discuten y toman medidas. Está cansada. No sabe si quedarse un poco más o volver al cementerio donde esa misma mañana la han enterrado.


I.K en este templado enero de 2015

Share/Bookmark