28 dic. 2009

Avatar, el futuro del cine está aquí.

cine-fantasia"
Fantasía
Western y cine fantástico
Avatar tiene algo de cine mudo, porque lo único importante parece ser la imagen. Avatar se sostiene por lo visual.

Ayer, domingo, fui a ver Avatar de James Cameron. Quería ir al cine Bosque, porque en el Frankfurt de al lado tiran la mejor cerveza de barril de Barcelona, la Selecta. Primera victoria del camarada Cameron. No habían entradas. En venta anticipada y en primera sesión esto es un hecho excepcional. Tuve que cambiar hasta tres veces de cine. ¡Oh! ¡Gran expectación!

Tras la cola, me zambullí en la sala oscura avisado. Se ha hablado mucho sobre un film que lleva muy poco en cartel. ¿Avatar es un bodrio pseudoecologista o estamos ante un nuevo concepto de cine? Porque no es ningún secreto que el cine atraviesa una grave crisis, la de la sobreabundancia, muy propia de nuestros tiempos.
¿Cómo solucionó Harley Davidson su grave crisis tras la Segunda Guerra Mundial? Sudando gasolina para sacar al mercado nuevos modelos. ¿Cómo competir con las descargas, los videoclubs, las teles gigantes, los canales de pago, los digitales, y los fans de Gran Hermano y Belén Estaban? Haciendo algo nuevo, algo que te obligue a volver a hacer colas en la calle.

No haré mucho análisis de la obra en sí. No es la idea del post. Decir que la trama es la propia de un western de finales de los sesenta, en la que los indios son los buenos, y que los diálogos a veces se caen a trozos. Pero, para mi sorpresa, la película funciona. Aquella selva esmeralda, a veces poética, logra que los sueños vuelvan a fluir entre las cabezas medio recortadas sobre las butacas. Ese es su gran logro.
Gracias a un primoroso, deslumbrante y colosal espectáculo visual, que te hace olvidar el tiempo y el mundo. Hasta te olvidas de ti mismo. ¿Cuántas horas, cuánta gente, cuánto arte habrá hecho falta para lograrlo? Hacía decenios que no me preguntaba, en cine, ¿cómo han hecho esto? Imaginativo, precioso, asombroso Avatar, potenciado por esta tabla de salvación, el 3D.

cine 3D
Una dama distinta
Cameron introduce en su obra algunos mensajitos. Lo dejo en diminutivo porque seguro que este señor tiene en casa aire acondicionado, coche de cilindrada superior a los 1,8 L, y cuando se ducha gasta más agua de la necesaria, lo que no es muy ecologista. 
Personalmente, me hicieron gracia las puñaladas a la anterior administración americana, la era Bush y los neocon, en el papel de los malos malísimos (lo que siempre tranquiliza al respetable), con la repetición de conceptos como “ataque preventivo”, “guerra preventiva”, o “combatir el terror con terror”. La película cuestiona el expansionismo americano, lo que no es moco de pavo, el poder de las multinacionales y el uso indiscriminado del gatillo como medio de resolución de problemas. Como se parecen a los romanos, aunque Obama pretenda ser diplomático.
Y hay un breve homenaje cinematográfico. ¿Adivináis como se llama la operación aerotransportada? Valkiria… Como en esa película en la que también se surfea.

el futuro del cine
¿Qué más? A nivel narrativo, no se inventa nada. Los Na'vi, por ejemplo, son un cruce entre los arapahoes, en las costumbres, y los faunos, por su aspecto físico. Y también me recuerdan a los murrianos de Vamurta. Ante la improbabilidad de que Cameron me haya plagiado, creo que él volvió su mirada a la antigüedad, a esos faunos romanos inspirados por los sátiros griegos. La Antigua Grecia, fuente de fuentes, como lo es la Biblia. 
Y es que Avatar va a ser, durante mucho tiempo, la Biblia para la gente del cine, la hoja de ruta para reflotar un sector ensimismado, para lograr lo que parecía imposible, embelesar a las masas.
El futuro está aquí, y se llama Avatar.

Share/Bookmark

21 dic. 2009

El Paralelo Lean. Lírica y Épica.

Cine épico clásico


El otro día estaba en mi club de judo con los pies helados. Luchaba en el suelo con un chico de 19 años, un tipo muy rápido y listo. Mientras yo traba de inmovilizarlo y él trataba de estrangularme amablemente, me soltó: “¿cuál es tu peli preferida?”. Ante la falta de aire, no puede dar una respuesta razonada, intelectual. Apenas puede mascullar: “Doctor Zhivago”. Fui sincero, pero, ¿por qué dije eso? ¿Acaso no era “Blade Runner” mi film predilecto?
“Eso es de viejos”, contestó.

No. El Universo de Sir David Lean (1908-1991), no es cosa de viejos, es que no tiene edad ni tiempo.
Él fue el responsable de numerosos títulos de éxito (Oliver Twist, Puente sobre el río Kwai, La Hija de Ryan, Pasaje a la India), pero aquí mencionaré tres de sus obras, que se encuentra entre las mejores de todos los tiempos. Como elemento biográfico, tan sólo apuntar que el hombre que un día sería Sir, comenzó su carrera desde la más absoluta humildad.
Lean, en 1945, rodó “Breve Encuentro”, una narración intimista sobre la elección y en la que me interrogé si en la vida debemos coger o no el tren que pasa por nuestro andén, ya que puede ser el único. “Breve Encuentro”, para muchos, es la más bella historia de amor contada y que, en parte, sus protagonistas me recuerdan a la gente corriente, cercana, de “Los Puentes de Madison”, de Clint Eastwood.

cine epico
Lean, épico, en blanco y negro.
De “Lawrence de Arabia” (1962), diré que es una película mucho más compleja de lo que aparenta ser, y que requiere una lectura atenta para captar todos los hilos y reflexiones que atesora. Que son muchos y algunos oscuros. En cualquier caso, Lawrence de Arabia es una tremenda película de aventuras.
Hay en ella la Gran Historia, la Primera Guerra Mundial en Oriente Próximo, la rebelión de las tribus nómadas, pero debajo de esta epidermis de fuego, muerte y aventuras, transcurren otras muchas cosas, como la tragedia de un hombre que se pregunta, angustiado, quién es y de qué es capaz de hacer. Una película que te enfrenta, también, a la oscuridad, como cuando Peter O’Toole grita, ante la visión del enemigo, “¡sin prisioneros!”.



La soledad del héroe se contrapone al juego de ajedrez de los poderosos, a la frialdad del mundo. Aunque Lawrence descubrirá un espacio donde todo es posible, el desierto. Y será en el desierto donde se econtrará con su otro yo, acaso el verdadero.

A esa edad en la que uno es un niño y cree ser hombre, vi, por primera vez, “Doctor Zhivago” (1965). Bien recuerdo esa luz clara, cargada de esperanza, de muchas escenas. Los ojos asustados de Lara, la dicha de Zhivago en su palacio de hielo o la muerte absurda de los muy jóvenes entre las espigas del trigo que aún no ha acabado de crecer.
La película me causó tal conmoción, tal mezcla de sentimientos que no supe encauzar, que llegué a insultar a Lara, allí, de pie frente al televisor, como un espectador en un campo de fútbol.

Lean, como Kurosawa, sabía bien lo que hacía cuando trataba la épica, la poesía. Zhivago es un héroe moderno, un nuevo Ulises, el hombre del siglo XX que lucha contra un destino que lo sobrepasa. ¿El de los grandes sistemas?





En esa época, finales de los ochenta, también vi la saga de “La Guerra de las Galaxias”, algo formidable, pero hoy, recuerdo con mayor intensidad la balalaika. Esa es la grandeza de Lean, saber conjugar como nadie las pequeñas y las grandes historias, que se enlazan para dejar su rastro en el pasado. Épica y lírica, la historia coral y la intimista. El palpitar de una épica moderna, la razón del ser humano y la belleza de la poesía.

Dicho esto, sólo me queda pedir un espacio, una oportunidad para volver a este paralelo, el de Lean, donde el tiempo no importa.

Share/Bookmark

20 dic. 2009

Los Vesclanos, Seres Fantásticos (II)

Razas de fantasía. Literatura Fantástica. Razas de Vamurta
Los vesclanos son esencialmente monógamos, aunque entre su aristocracia mercantil se toleran casos de poligamia, en la que una hembra de prestigio puede contar con tres y cuatro maridos. Y es que los vesclanos disfrutan de un sexo único, enormemente placentero para sus mujeres, que por suerte de su raza no resultan atractivas para hombres grises, rojos o sufones. En sus prácticas sexuales, de múltiples y breves encuentros, no existe el concepto de intimidad ni asociaciones morales vinculadas, lo que a veces crea una alta exigencia para los machos, que en casos aislados pueden ser repudiados por sus esposas si éstas alegan disfuncionalidad severa.

A diferencia de sufones y murrianos, y al igual que los hombres, los niños viven con sus padres hasta el “andihomius”, el ritual de paso de la niñez a la edad adulta, en el que los jóvenes juran ante el wasileus de su ciudad obediencia al “Libro de los días”, que dicta las leyes y las costumbres de este pueblo. Tras el juramento, los jóvenes han de permanecer tres lunas en las Cuevas de Arrt, bajo las órdenes de instructores en leyes e instructores militares. A partir de ese momento, los jóvenes pueden iniciar su propia singladura, lejos de sus progenitores.
Los vesclanos son una sociedad de comerciantes extremadamente tradicional y rígida. Se reserva a los machos el derecho de comerciar y vivir lejos de sus asentamientos, y son los viajantes y mercenarios el único canal con el mundo exterior, la única posibilidad de renovación de una comunidad muy estructurada. A las hembras se las reserva el espacio doméstico, el deber de la descendencia y parte del trabajo artesanal y recolector, mientras los vesclanos se dedican a la agricultura, la minería, el trabajo de los metales y la guerra, junto con el gobierno. Aunque esta división es, en parte, aparente.

Arquitectura, Estructura Política y Economía

Al igual que su concepción del mundo, los vesclanos construyen sus pueblos y urbes mirando hacia la tierra, buscando el refugio en ella. Siempre que les es posible, esta raza ha construido ciudades en parte visibles, que ocultan su corazón bajo tierra, ya sea aprovechando y ampliando cuevas naturales, fundando núcleos pegados a altos abrigos rocosos o bajo cortes montañosos. La conquista de una ciudad vesclana es un trabajo para titanes pacientes, ya que rebasados sus altos muros sólo se logra arrancar la piel del enemigo.

Su capital, Dahaee, es un ejemplo de ello. Su majestuosa ágora se halla bajo techo, en el interior de la montaña, cerca de la entrada de la cueva de dónde la ciudad nace, iluminada por la concentración de mayor número de velas de todos los territorios y en las tardes despejadas, por la declinante luz del sol. En la profundidad de la montaña vive más de la mitad de su población, en largas galerías excavadas en roca viva donde no llega el calor del día. Bajo la ciudad visible, rodeada de un doble muro y altos torreones, trabajan los artesanos del hierro y los tejedores, se cuecen bloques de arcilla, se cocina y se vive.
Los accesos a cada uno de los niveles de la ciudad están bloqueados por grandes puertas de acero azul y, en caso de asedio, se liberan las palancas de múltiples trampas, que significan un calvario y enormes pérdidas para aquél que ose tomar por la fuerza Dahaee.

bajar libros epub

Share/Bookmark

17 dic. 2009

Los Vesclanos, Seres Fantásticos (I)

Criaturas Fantásticas en un mundo épico
Vida Privada y Creencias

Sin duda, a los vesclanos les gustaría vivir sin más, entre el bosque y el cielo, teniendo como únicos vecinos a los animales salvajes y los espíritus que adoran. Para este pueblo, la llegada de los hombres grises y la progresiva expansión de los territorios sufones, desde el oeste y el noreste, supuso una convulsión social y económica que se alargó durante muchas estaciones, al ver mermado sus recursos y sus tierras.

bajar novelas épicas gratis epub, mobi, pdf, kindle.

Los vesclanos son una de las razas más pacíficas e introvertidas de las presentes en las enormes extensiones de tierra de las Colonias, según la denominación de los hombres grises. De hecho, los vesclanos rara vez han iniciado guerra alguna, incluso en el ámbito privado resulta extraño ver un vesclano iniciar una pelea. La violencia se reserva para la defensa, aunque no existe para este pueblo una exclusión expresa de la vía de las armas y, de hecho, si éstos se consideran engañados o timados, no dudan en afilar sus dagas.
Es, quizás, la falta de ambiciones políticas y territoriales lo que resulta más chocante y singular de esta raza, y al mismo tiempo, lo más apreciado por sus aliados y aquellos que les son próximos. Su fidelidad y sentido del orden son proverbiales en el oeste y en el este, y tener un amigo entre ellos significa tener alguien al que poder recurrir, alguien al que acudir aunque el tiempo haya extendido las zarzas del olvido.

En las creencias de este pueblo, “amendhas”, no hay ni dioses ni santos, y menos aún representación física de los mismos. Su culto se basa en una energía rectora, “Boadhais”, que organiza y hace el mundo posible. Son un pueblo animista, que cree que el Más allá es un tránsito que los devuelve al fuego primigenio de la tierra, que adora a las fuerzas del viento y la tempestad, a lo que respira en la profundidad de las cuevas, que ama los árboles, los bosques y los prados, ya que consideran que al morir, se vuelve al Boadhais, en todas sus formas posibles. De todas las expresiones de la naturaleza, es en el fuego donde los vesclanos ven la condensación, el clímax, del Boadhais, ya que consideran que la energía desprendida por las llamas es pura renovación, un tránsito de un estado a otro.

descargas fantasía épica gratis

En el ámbito familiar, al contrario de lo que ocurre en el ámbito público, los vesclanos son gobernados por sus féminas. Algunos historiadores apuntan a un “matriarcado encubierto”, cuando se refieren a esa sociedad. Es en la intimidad de los salones de sus hogares donde las vesclanas sacan el mal genio por el que son conocidas, mandando en la educación de sus hijos y en las cuentas de la casa. Es tal su poder, que en el proceso de toma de las grandes decisiones de esta raza, se sospecha que muchas son adoptadas desde la alcoba.
Las familias vesclanas acostumbran a ser numerosas, lo que facilita la estructura de clanes, ya que cada hembra puede albergar en su vientre entre diez y doce retoños, aunque muchos mueren durante los tres primeros años de vida por ser los neonatos de muy pequeño tamaño y escasas defensas. En las familias, la abuela es la figura que aglutina al resto de parientes y su defunción es el acto social más notable, por encima de alianzas y matrimonios. Los muertos jamás son enterrados, y se opta por la incineración como último adiós, ya que consideran que la energía de la muerte no desaparece, si no que se transforma.

Share/Bookmark

15 dic. 2009

Imagen. El cerco se estrecha.

La Épica del Avance Murriano.

tropas
Guerra en la frontera.
     Lanzas bajo un cielo encapotado

Share/Bookmark

11 dic. 2009

La Epopeya de Dasteo

Relato Heroico

Dasteo Cenrala es uno de los grandes protagonistas de la Segunda y Tercera Parte del primer libro, Antigua Vamurta. Es otro tipo de héroe distinto a Serlan De Enroc, el eje central de esta novela épica, para el que la incertidumbre es apenas una sombra. Dasteo no siente la punzada de la duda. Además, Dasteo inicia su singladura sin un hecho deshonroso que lo torture y le impida velar por aquellos que le son más cercanos.

hoplita
Guerrero
Porque Dasteo, como los héroes de la antigüedad, encarna las virtudes de toda una civilización, la de los hombres grises, y él representa el valor, la renuncia y el sacrificio en pos de su comunidad y su modo de vida. Dasteo no tiembla, no tiene fisuras. Dasteo cree en lo que hace y cree en el destino de los hombres grises.

Este personaje surge de la necesidad de dotar de mayor vigor narrativo y dinamismo, a los dos últimos tercios del libro, que básicamente se desarrollan en las Nuevas Tierras y olvida en algo el origen. Así, Dasteo será un anclaje para dar continuidad a las historias que suceden en el lugar de partida de esta narración. Un puente que se cimentará y ganará en profundidad.

Inspirado remotamente en la figura histórica de Epaminondas (general y político tebano del siglo IV a.C), Dasteo es uno de los últimos oficiales de la Falange Roja o Batallón Sagrado, alguien que se verá obligado a partir, en un viaje en el que buscará su lugar en el mundo y respuestas a todas sus preguntas.
A diferencia de las novelas realistas o epopeyas del héroe vulgar, propias del siglo XIX y XX, en esta epopeya no hay lugar ni para el individualismo ni para el materialismo, y sí para los hechos fantásticos.
Seguramente, la mejor definición de Dasteo, fue acuñada por uno de sus enemigos, el comandante de Orcómeno. (Antigua Vamurta, Capítulo XXI):

Bajo las franjas de cabello que cubrían el rostro del comandante, Dasteo vio asomar una sonrisa amarga.
—Pareces un bruto formidable, Dasteo, pero te delatan tus preguntas. Ruego a los arcanos que nos volvamos a encontrar otra vez, en otro tiempo, no el nuestro. Tú, como yo, sueñas con un mundo justo.


los guerreros de vamurta
Epopeyas.

Hoplitas Griegos en acción. Guerras épicas.

Share/Bookmark

8 dic. 2009

Ermesenda, Condesa de Vamurta.

Libros Género Fantástico

Ermesenda es uno de los pilares de la primera parte de la novela épica Antigua Vamurta. Y creo, un personaje clásico de literatura fantástica o de un libro épico. Ella es el poder personificado, una abeja reina. Aunque en su declive siente y surgen las dudas y, por primera vez, empieza a hacerse preguntas, tal es la dimensión del fiasco de su gran obra, la civilización del hombre gris, de la que ella es la cúspide, su apogeo y decadencia. Pero no olvidéis que Ermessenda es también alguien que ha generado vida.
La Condesa es muchas más cosas: es una mujer con un pasado lejano feliz, es madre de un único hijo, Serlan, protagonista épico. Es también quien ostenta el poder real sobre una multitud de ciudadanos que la cuestionan en silencio, temiéndola. Es una mujer con los sentimientos escondidos tras su máscara de impasibilidad, que a la vez, la aísla del mundo. Es alguien que ha luchado toda su vida por mantenerse arriba, aún a costa de endurecer un corazón de pájaro que apenas late ya por nada.

Pero los tiempos cambian y los hechos se suceden, inalterables. Querer luchar contra eso es insensato, pretender saltar por encima del curso de los días es arrogante. Aunque Ermesenda, Condesa de Vamurta, despertará, por fin, de su endiosamiento.

fantasía libros bajar sin registrarse
Una mujer poderosa.
Fragmento de la Antigua Vamurta, Capítulo IV:

Tanto temí a todos... De eso hará algún tiempo, antes que los murrianos reventaran y quemaran nuestros campos. Desde luego, al principio no fue así, pero lo cierto es que desde pequeña me enseñaron a mirar a los lados antes de abrir la puerta de mi dormitorio. No, cuando me casé, cuando murió el viejo Conde y fuimos ungidos, aún no odiaba a todos. Eso llega con el paso de las estaciones, con la permanencia. Crees que el consejero mayor desea algo más que llenar sus alforjas y su cama de carnosas cortesanas. Y así pasa el invierno y llega el verano, mientras crecen las sospechas y ese consejero es culpable, y como culpable de alto rango es prendido y es llevado con discreción hasta el puerto y de allí es expatriado de noche, al otro lado del Mar de los Anónimos. ¡Cuántos lo habrán cruzado! Y hoy, si me miro en el espejo, no estoy segura de nada... Ahora que nuestra derrota llega a su último acto, no me atrevo a pensar. Es como si tras un largo amanecer siguiera una mañana de oscura niebla, esta invasión, cuando todo está perdido. Podría haber creado nuevas ciudades, reforzar los vegueros de Marca, hacer crecer el Condado hacia el norte, explorar, crear...

Share/Bookmark

7 dic. 2009

Retrato de Ermesenda

Relatos fantásticos
Ermesenda
Ermessenda, una mujer poderosa.



Ermesenda, abrumada por toda decadencia del condado.

Share/Bookmark

5 dic. 2009

Ermesenda de Carcasona y de Vamurta


Perdí los documentos. He buscado por toda la casa, he mirado debajo de la cama, he abierto decenas de carpetas e, incluso, me he encaramado en altos armarios cubiertos de polvo, pero las cartas de Ermesenda de Carcasona (972-1058) o Ermesinda, no han aparecido. Eran unas cartas bellísimas, de una mujer que lo fue todo en el condado de Barcelona durante muchos años, y que en aquel momento, languidecía, apartada del poder en un remoto castillo solitario, esperando su muerte, recordando un pasado glorioso y, hoy, polémico.

Bien. Como hay mucho de que hablar, y un post debe ser corto, voy a hacer dos posts sobre este personaje de la novela Antigua Vamurta. En este, voy a tratar sobre la Ermesenda histórica, y en el próximo, sobre la Ermesenda de Vamurta, madre de Serlan, uno de los protagonistas del libro.
Ermesinda fue una de las mujeres que ostentaron mayor poder real en toda la Edad Media europea, y seguramente también llegaríamos al Renacimiento y lo sobrepasaríamos. Una mujer enérgica, que no duda en acompañar a su marido en el campo de batalla montada a caballo, desafiando las convenciones. Un ser extraordinario en un mundo de hombres, y hombres muy brutos, pues en aquel tiempo lo que sabían hacer mejor en el Condado de Barcelona era la guerra.

Dudo mucho que hoy existan mujeres que gobiernen tanto y durante tanto tiempo como lo hizo ella. No se me ocurre ningún ejemplo, a excepción de Isabel la Católica, aunque ella gobernó junto a su esposo y, si la memoria no me falla, no se atrevió a excomulgar a ninguno de sus nietos.


ermessenda de girona
Tumba de Ermessenda.
La Ermesenda histórica nació en el año 972 aproximadamente y murió en el 1057, en un mundo en el que la esperanza de vida era de treinta y pico. De fuerte carácter y de gran belleza, la Ermesenda de Carcasona, hija del conde de Carcasona, contrajo matrimonio con el conde de Barcelona Ramon Borrell en el año 992.
Entre sus títulos ostentó el de condesa de Barcelona, condesa de Girona y condesa de Osona. Tanta intervención en el gobierno la aficionó excesivamente al mando, y su afición dio origen a varios disturbios muy graves en los días de Berenguer Ramón I y Ramón Berenguer I.

Murió Ramón Borrell legando la corona a su hijo Berenguer I "el Curvo"; pero como éste era todavía un niño de trece a catorce años según los documentos de la época, empuñó las riendas del Estado la condesa viuda Ermesinda, en calidad de tutora y regente. La dejó su esposo tan favorecida en su postrera voluntad, y de tal manera supo ella apoderarse de la mayor parte de los negocios, que su hijo tuvo que luchar constantemente contra sus ambiciosas pretensiones.


Cuando murió Berenguer I, repartió sus dominios entre sus hijos, Guillermo fue conde de Osona, Ramón Berenguer I obtuvo Barcelona y Girona, excepto el extremo sur, entre el Llobregat y la frontera con el el Islam, que constituido en condado del Penedés fue para Sancho; Estos tres herederos, como que eran menores de edad, quedaron bajo la tutela de su abuela Ermesenda, la única representante efectiva del poder condal en Barcelona, Girona, Osona y el Penedés entre 1035 hasta el 1041.                                             
                                     Castillo de Carcassone
fortaleza castillo ermesenda
Castillos de leyenda.
Como consecuencia del descrédito del poder condal durante el cogobierno de Berenguer Ramón I y Ermesenda, en Barcelona, Girona y Osona, pero especialmente en el Penedés, área de frontera con el Islam, los nobles, prescindieron totalmente de la potestad del conde, y tomaron ellos mismos el control de las fortalezas de las cuales llegaron a disponer como si fueran de su propiedad, esto es, si la supervisión de la curia condal. Entre estos aristócratas, antiguos Veguers que llegaron a señores, en el Penedés destaca Mir Geribert quien se da a si mismo el titulo de príncipe de Olèrdola.

Durante este conflicto, Ermesenda movió todas sus influencias entre las jerarquías eclesiásticas, hasta que consiguió del Papa Víctor II una sentencia de excomunión contra Ramón Berenguer I y Almodis de la Marca, por adulterio, ha que esta para unirse a Ramón Berenguer I, había abandonado a su marido el conde de Tolosa.
Después de cuarenta años de ser una figura clave en la evolución política de Barcelona-Girona-Osona, Ermesenda se retiró y murió, meses después, el 1 de marzo de 1058.

Temo y sufro por el tratamiento que darán a Ermessenda en la serie de televisión para TV3. Espero que respeten el personaje, pues Ermessenda no era una cortesana dedicada a los juegos y al vodevil. Ermessenda fue una mujer de acero.

Share/Bookmark

1 dic. 2009

El cine de Akira Kurosawa. Mis Maestros.

Cine Kurosawa

En la sección "Mis Maestros", quiero rendir homenaje a aquellos artistas que, por una razón u otra, me impactaron, me hicieron reflexionar, o sencillamente me conmovieron. Son muchos, así que hay cuerda para rato. Empiezo con este personaje singular, Akira Kurosawa.

Leí, hará un tiempo, que Akira Kurosawa (1916-1998) se sintió deprimido durante mucho tiempo. Que uno de los mejores cineastas de la historia sufriera angustia alguna, me sorprendió en gran manera. Pero, si es el director de algunas de mis películas favoritas, ¿cómo es posible? Durante años, en su Japón natal, no cosechó grandes éxitos, era, en cierto modo, un incomprendido, y ese rechazo lo hundió en las miserias del alma.

A Kurosawa le obsesionaba algunas cosas que a la gente del cine de hoy ni tan siquiera consideran. La verdad, la justicia, lo que está bien o está mal. El cine de Kurosawa era algo más que pasar el rato. Era un cinesta moral, lejos de las lecciones sobre ética. Por eso Kurosawa es un maestro, además de saber narrar como muy pocos.
Se ha dicho mucho sobre él, se ha escrito bastante. Yo, aquí, no voy a añadir mucho más. Mencionar, si alguien no lo conoce, que Hollywood lo fusiló, lo copió hasta no poder más. Eso me hace pensar que Hollywood se parece de algún modo al Imperio Romano y a los propios japoneses de hoy. Copiar y hacer productos en masa, con el mérito que supone todo esto.

Cuando, con 14 años, fui a un cine de Gran Vía con Rocafort (¿El Dorado?) con mi hermano, para ver una película sobre samuráis, poco me imaginaba que saldría tan conmocionado de la sala. Fui a ver Ran (1985), la versión de Kurosawa del Rey Lear de Shakespeare. El mundo de los shogunatos, los señores de la guerra en su caos.



(Un vídeo de You Tube. Hay muchos, en cualquier caso, la película la recomiendo de corazón.)

Dos hechos remarcables. La extrema violencia de las imágenes, y a la vez, su belleza. Ese marco de praderas de hierba alta, de un verde tan intenso que hiere la mirada.
Segundo, que Ran es gran relato épico, sustentado en el drama, el del padre que todo lo ha perdido. ¿Cómo olvidar la alegría de ese hombre cuando se reencuentra con el pequeño de su prole? ¿Y su locura? ¿Y su llanto crepuscular?
Veréis, que en Antigua Vamurta, hay algo de eso. Aunque me di cuenta después, una de mis fuentes es RAN, otra, para la novela, es DERSU UZALA.
Otra va. Los Siete Samuráis (1954). Tomen nota los idealistas de cualquier color, en el fondo. Por eso es triste esa película. Jamás se ha contado tan bien la gloria que a nada lleva. ¡Ah! Es de esas películas que dan de madrugada. Para acabarla utilicé palillos.


Dersu uzala kurosawa
Dersu Uzala, explorador en la tundra.
Última, (¡y Kurosawa tiene tantas!). La magnífica, preciosa, emocionante, lírica y maravillosa, Dersu Uzala (1975). El mayor canto a la amistad proyectado en la sala oscura de un cine. Ganó varios premios, entre ellos un Oscar. Una de esas raras ocasiones en la que dos almas puras cruzan sus caminos. Dersu llamaba al cielo, a los animales, a los árboles, "gente". Para Dersu, todo merecía un respeto y todo estaba conectado. Cuánto aprendí de él siendo tan joven.



Share/Bookmark