28 feb. 2011

Los Oscar 2011 y los Goya

Bueno, estos Oscar me hacen un poco feliz. Una película recomendada aquí con ahínco, El discurso del Rey, se ha llevado los premios gordos. El filme británico sobre la tartamudez del rey Jorge VI de Inglaterra, logró hoy el Oscar de mejor película, al mejor actor (Colin Firth, ¡bien por él) y al mejor director (Hooper) y al mejor guión original. En la crítica que realicé (El Discurso del Rey) ya mencionaba que en un mundo de pirotécnicas vacías, El discurso del rey era una obra para mirar y escuchar.

And the winner is...

Feliz me hace que Natalie Portman se llevar la estatuilla por 'El cisne negro'. Ella es una actriz de verdad. Habrá que hablar de este Cisne atormentado y de su director, Darren Aronofsky.

Comentar que “Biutiful”, la película mexicana dirigida por Alejandro González Iñárritu, y el amigo Bardem, se quedaron sin premio por la mejor película extranjera. De Iñárritu aún me dura el buen sabor de boca de “Amores Perros”, del año 2000. Bueno, otra vez será, este cineasta es de lo mejorcito.
Y otro motivo de felicidad; el actor galés Christian Bale se alzó ayer con el Oscar al mejor secundario. Me alegro, Bale me alucina, me encanta. Soy fan.

Y sobre los premios Goya. “Pa Negre” arrasó. La alquilé el pasado fin de semana, así que estoy escribiendo el post sobre la película. Hoy o mañana per la mattinna subo el artículo.
Larga vida a estos artistas, que de verdad, tampoco son muchos.

Share/Bookmark

27 feb. 2011

Tierras de Esmeralda, de Pilar Alberdi

Con “Tierras de Esmeralda. La esfera mágica”, la escritora Pilar Alberdi publica una novela juvenil en el género fantástico y arranca una saga. La autora ya ha publicado anteriormente libros de poesía, teatro y narrativa, junto a relatos y cuentos.

Tierras de Esmeralda, editada por el sello malagueño Mundos Épicos, en su Serie Joven, nos presenta un mundo de leyenda donde las fuerzas del Bien y el Mal se enfrentan en su lucha eterna, en la que un joven y un anciano decidirán el curso de los acontecimientos.

La escritora cuenta con un notable currículum, ya que también acaba de sacar al mercado “Alas de Mariposa”, en su colección de Jóvenes Lectores, con la editorial Casals. Asimismo, ganó el premio Ciudad de Segovia en 1997, el premio Lazarillo de teatro, y el premio de Relatos de la Feria de Madrid, convocado pr la editorial Plaza y Janés.

Mantiene en activos varios blogs. “Sobre Literatura Fantastica” es al que soy más adicto, pues ella tiene la paciencia y la perseverancia de contar con una alta frecuencia todas las novedades que se producen en este género, entrevistar a autores, comentar noticias, etc. Y eso me mantiene unido e informado, que no es poco.

Me sorprende la enorme diversidad creativa de esta autora afincada cerca de Málaga. Novelas para adultos, literatura juvenil, teatro, poesía... Y relatos fantásticos, de ciencia ficción, historias en que los géneros se entrecruzan. Recientemente leí un relato suyo seleccionado en el prestigioso site argentino de ciencia-ficción Axxón, que me dejó impresionado.

Es un relato de acceso gratuito del que os dejo el link por si os apetece leer una historia de primera, de esas que son para concurso ("Preparando a los muertos"). Eso sí, hace pupa. Es devastadora en su trazo de un futuro apocalíptico. Además, el relato viene acompañado por una ilustración de “Premier Legue” del dibujante Antonio José Manzanedo, del que también dejo el link (http://ajmanzanedo.blogspot.com/ ) Espero que la disfrutéis tanto como lo hice yo.


Share/Bookmark

23 feb. 2011

Leandra, una dama de frontera

Otra de las grandes protagonistas de la novela épica Antigua Vamurta es Leandra. Una poderosa dama de orígenes inciertos aposentada en su palacio-fortaleza de Villalaia. Desde allí, casi es capaz de controlar el mundo. Se trata de una mujer de carácter, hecha a sí misma, golpe a golpe. ¿Conocerá la piedad, Leandra? ¿Será capaz de amar?

La figura de Leandra está inspirada vagamente en aquellas formidables viudas romanas que heredaban el patrimonio de sus maridos muertos en combate. También, en algunas figuras de aquella rebelión medieval ubicada en el Milán del 1300, protagonizada por Maifreda da Pirovano y Guillermina de Bohemia. Aunque acabaron en la hoguera, durante veinte años Maifreda administró sacramentos y enseñó y gobernó en su nombre, ¡ahí queda eso!.

Pero Leandra, Leandra es única en su especie...
«Una gran pila de leña se consumía con estrépito, acentuando el silencio y la incomodidad con la que el Conde y Sara esperaban a su anfitriona, sentados en una mesa alargada, sembrada de velas. Luces pálidas y anaranjadas, sombras sobre la piedra de los muros desnudos, que convertían la espera en un hastío interminable. Aparecieron dos criados que llenaron sus copas con un vino aromatizado. Poco después entraba la señora, sonriendo, enseñando las palmas de sus dos manos delgadas, en señal de bienvenida. Se acercó al Conde para besarle las manos, moviendo su cuerpo ágil y esbelto, cubierto por una túnica que oscilaba sobre su carne como una hoja temblorosa. Sara se sorprendió de que alguien de las Colonias de dirigiera a Serlan utilizando los viejos ceremoniales de Vamurta. Serlan reaccionó alzándose y ofreciendo la silla de honor a su anfitriona.
—Señora, os lo ruego, por favor.
—Gracias, noble señor. Mi nombre es Leandra y como ya debéis saber, soy la señora de esta casa bendecida por Onar. Vos debéis ser Serlan ¿y tú debes ser Sara, verdad?
—Así es, señora —contestó la muchacha con voz quebradiza, intimidada por la fastuosa presencia de Leandra, que como un perfume intenso, llenaba todo el espacio. Los cabellos negros ensortijados, eran recogidos por una diadema de plata en la que brillaba una línea de esmeraldas. En los brazos finos y atléticos, se reflejaba el fulgor de dos grandes brazaletes de oro, seguramente extraído del Alto Crayón. El rostro, anguloso, aunque marcado por el tiempo, mostraba una extraordinaria belleza otoñal. Sus enormes ojos grises estaban puestos sobre un halagado Serlan, impresionado y agradecido por ser tratado como correspondía a su estamento, por alguien que también ostentaba una alta posición.

Leandra volvió a sonreír. Como sabría Sara con el tiempo, sonreír no significaba nada más que una forma de estar para aquella mujer opulenta, y bien podría ordenar el descuartizamiento de alguien con una de sus sonrisas amplias y cálidas.
—Es esta una noche muy especial para Villalaia, casi nunca nos visitan unos huéspedes tan distinguidos. Para honraros, he hecho cocinar las mejores viandas y se han abierto vinos valiosos. ¡Ah! Y las voces de dos doncellas nos acompañarán durante la velada.
Efectivamente, la cena estaba a la altura de los mejores banquetes de la corte de Vamurta. Sara observaba cómo la señora y el Conde se trataban con una sorprendente naturalidad y pronto comprendió que se entendían con fluidez, en parte debido a que Leandra sabía intuir los sentimientos de Serlan y sutilmente conseguía que éste se sintiera otra vez importante, como alguien que los dioses han señalado entre los hombres. Hablaron de muchos asuntos durante el ágape, mientras brindaban por cualquier razón y se deleitaban con la variedad de los platos que les iban sirviendo.»


Dama de fantasia
Una dama de fantasia, Leandra. by Igor

Share/Bookmark

Ser Hombre


Cuando nací, fui el niño de la madre. Cuando me casé, aquel señor de inseguro traje oscuro que acompaña la novia radiante. Cuando fui padre, era ese señor con cara de pasmo que acompañaba la madre. Cuando me entierren, sí, seré el protagonista, ¡al fin!

Share/Bookmark

22 feb. 2011

Los relatos de Murakami

sauce ciego mujer dormida relatos

Sauce Ciego, Mujer Dormida es el título del libro de relatos de Haruki Murakami. Y Murakami es hoy autor de moda. Sauce Ciego, Mujer Dormida, nada más y nada menos de veinticuatro relatos jugosos que se manchan 386 páginas. Una larga degustación, sin duda. Para resumir mucho la valoración de los mismos, diría que hay un puñado que no están mal (se leen con bastante satisfacción), otro buen puñado que realmente están bien, de los que no te saltas ni una línea, y luego hay unos seis o siete que son extraordinarios de verdad.


Murakami_Relatos
Autor japonés
Uno de los hechos diferenciales de este escritor japonés es que sorprende al lector. ¿Por qué? Usando elementos fantásticos, oníricos o incluso surrealistas en historias de corte cotidiano. Como si debajo de una taza de café pudiéramos encontrar una gruta que lleva a una refugio que abre las puertas a otro mundo y otras dimensiones. Esto es de agradecer, pues muchas veces sin estas vueltas de tuerca extrañas sus relatos serían breves historias muy bien narradas sobre situaciones y sentimientos conocidos.
El otro elemento diferencial es que Murakami es japonés, está claro, y no es algo que deba tomarse a la ligera. Sus códigos son otros, por eso también resulta estimulante.

sauce ciego mujer dormida epub pdf
Con Murakami, ya van dos veces que desprecio al autor de moda y la cago. La otra fue en mis tiempos de universidad con Milan Kundera, un gran escritor. En fin, uno no debe fiarse jamás de su propia intuición.
Hay algo que me ha hecho gracia en estos veinticuatro relatos y es que, con frecuencia, sus personajes tienen rasgos o elementos comunes, y a voz de pronto, son estos:

-Son japoneses todos.
-La mayoría de clase social media-alta. Hay pocos pobres, y normalmente por poco tiempo. Se ganan todos bastante bien la vida y esto Murakami lo destaca.
-Tiene mundos interiores ricos pero grandes dificultades para comunicarse con los otros. Una pléyade de raritos, vaya. Quizás el autor sea así, también.
-A muchos les gusta el jazz (en la realidad a casi nadie le gusta realmente el jazz) y toman mucho whisky.
-Mis problemas con las mujeres: algo que me ha llamado mucho la atención. Da la sensación de que realmente no acaban de ser las protagonistas. No lo sé definir bien, es algo vago. Se me antojan, en su mayoría, como seres extraterranales, por una razón u otra.
-La Universidad donde estudiaron tiene importancia.
-Los amigos, reducidos en número. Tengo uno, dos...
-Todos realizan comidas ligeras. Nada de asados, nada de platos fuertes. Comer ligero es algo preciado.
-Todos están, en el fondo, solos. Aislados. La familia, casi siempre, es un coñazo, un obstáculo a salvar.
- Muchos de sus protagonistas viven con un hecho traumático, generalmente vivido en la infancia o primera adolescencia.

Y ahora, releyendo estos “comunes”, quizás se podría afirmar que Murakami no es más verde que el perro verde, que al fin y al cabo, relata con acierto y a veces con maestría algo eterno, la condición humana.

Sauce ciego, mujer dormida. Absolutamente recomendable.

Share/Bookmark

18 feb. 2011

Versos, paranoias y garabatos igorianos

Ayer noche, en un ataque de orden y concierto, vacié una estantería. Y entre las Sátiras Políticas de Swift y Nuestros Antepasados de Italo Calvino, encontré un libreta minúscula llena de versos, tonterías, garabatos y frases. Me parecieron pajarracos ajenos, dudé de si aquello era mío. ¿Quién era ese tío que dejó todo esto? La mayoría ya son material de reciclaje, he salvado las siguientes hojas:


“Soledad es girarse en medio del camino”
“Como una madre, como una amante,
veía en mí lo que esperaba ver,
nada más. Mi ser corría por otros senderos”.
“Raídos estandartes, lanzas
partidas. Zapatos.
El destino rasgó tu rostro de sábana.
Una casa de suelos arrancados,
unos zapatos de suelas mordidas,
tu media sonrisa sin respuesta”
“Las paredes de mi corazón
de hojalata retumban
por tu lluviosa emoción
al ver mi cuerpo desnudo.
Te mueves con devoción
bajo la ducha, en claroscuro,
mientras te ato con mis brazos”.

Ora et labora. Y esta pregunta, la perplejidad provocada por la libreta olvidada y su autor, pone sobre la mesa Ikea una pregunta, ¿quién soy? Lo que me ha llevado a una conclusión: on

A lo largo de la vida somos muchos yo. Los hay que más, los hay que menos. Es como si fuéramos una larga concatenación de “yos”, hilvanados con la aguja del tiempo. Como un largo dominó, en el que cada ficha es un “yo” distinto al anterior. No sé si quiero jugar con las últimas fichas. ¿De verdad que aún te gustan los discos de los Hombres-G? Ora et labora.

panzer gato Rommel
Mi Panzer-Gato Rommel. Foto casera.

Share/Bookmark

17 feb. 2011

El Señor de los Anillos en dibujos animados

No sé si todo el mundo sabe que a finales de los años setenta hubo una versión de El Señor de los Anillos en dibujos animados, en versión comic, vaya, más que curiosa. Hablo de ella brevemente, pues lo mejor es ver la película, disponible de infinitas maneras y caminos. La adaptación en dibujos animados del Señor de los Anillos es singular, distinta y no fiel. Aunque, bien pensado, quizá esta adaptación de los libros de Tolkien sea fiel en espíritu.

En aquellos años dos grandes directores estaban interesados en adaptar Lord of the Rings: John Boorman (Excalibur, Deliverance, La Selva Esmeralda) y Stanley Kubrick. Pero fue Ralph Bakshi quien en 1978 adaptó esta historia de fantasía heroica usando técnicas de rotoscopia (primero filmo personas reales, luego los sobrepongo sobre dibujos) lo que da resultados totalmente sorprendentes.

Decir que Ralph Bakshi fue de los primeros en hacer animación para adultos, algunas veces con malícia com en Fritz The Cat (enlace aquí), que incluye escenas eróticas algo bestias y música de Billie Holiday y otros intérpretes cojonudos. Un visionario, vaya.

¿El Señor de los Anillos de Bakshi? Irregular, con meteduras de pata monumentales (escenas, personajes, etc.), pero vista en conjunto, creo que vale la pena ver por sus extraños y varios aciertos. No apta para acérrimos y puristas.



Share/Bookmark

11 feb. 2011

El Señor de los Anillos y la crítica de su tiempo

literatura epica tolkien critica
John Howe, Lord of the Rings

Uno de los problemas de la literatura fantástica es El Señor de los Anillos. Brilla tanto, percibo este libro como tan lejano y sideral, que muchas veces me parece una gran nube que cubre el resto del firmamento. Sin duda El Señor de los Anillos es el mejor libro de fantasía épica que se ha escrito.

Tras el sorprendente éxito de El Hobbit, J.R.R. Tolkien se aventuró a escribir El Señor de los Anillos. Un libro que se escribió entre 1937 y 1949, a pesar de que cuando pidió consejo y opinión, «las pocas esperanzas» se convirtieron en «ni una», según relata el propio autor. Su primera publicación fue en el Reino Unido, en 1955, esto es, ¡18 años después de que Tolkien escribiera la primera línea! ¡Y el hombre quería publicarlo todo en un único volumen!

Lo cierto, es que cuando apareció el libro, la crítica lo recibió con sorna y burla, con algunas excepciones. Se decía que la concepción del Bien y del Mal era infantil. Un crítico estadounidense, Edmun Wilson, calificó la obra de «basura adolescente», incluso se lo comparó con el bueno de Winnie de Pooh, el osito que usaba globos para subir a los árboles para robarle la miel a las abejas. Años más tarde, incluso se habló que la saga destilaba aires fascistas y racistas. Ya estábamos en los setenta. Las razas buenas era blancas y las malas morenas, incluso las facciones de algunos goblins recordaban a las razas de color, y el hecho de que Tolkien naciera en Sudáfrica no ayudaba mucho.

A todo esto, el mismo autor respondió en un proemio que «por lo que respecta a cualquier sentido oculto o mensaje, en la intención del autor, es inexistente. No es un libro alegórico ni tópico (...) La guerra real no se parece a la guerra legendaria»

De hecho, Tolkien, reconoce que «algunos de los que han leído el libro lo han encontrado aburrido, absurdo o digno de ser ignorado.» Incluso de entre los que alabaron la obra, llegaron críticas. Y es que «tal vez no sea posible, en una narración larga, de complacer a todo el mundo en todo, o de desagradar a todo el mundo en los mismos puntos.»

Cuando salió el último volumen de la trilogía en 1955, el poeta W.H. Auden llamó al trabajo de Tolkien "una obra maestra" comparable con El Paraíso Perdido, de Milton. El gran poeta de York fue de los pocos y de los primeros. Luego, con los años, llegaría la locura. En esos tiempos, Tolkien recibió un espaldarazo. Ni más ni menos que del London Sunday Times, cuyo crítico afirmó que el mundo pronto estaría dividido en dos tipos de personas: “Aquellos que ya han leído El Señor de los Anillos y aquellos que están a punto de hacerlo”.

Tampoco es de extrañar la reacción adversa de la crítica. En plena posguerra europea, triunfaba Jack Kerouak y la gran ciencia ficción Isaac Asimov, Ray Bradbury o Arthur C. Clarke. En el cine se rodaba Ben-Hur, Federico Fellini campaba a sus anchas y actores como Marlon Brando, Cary Grant, John Wayne y Charlton Heston vivían sus momentos de gloria. Realmente, El Señor de los Anillos era una rara avis a los ojos de esos críticos de gafas de pasta. Una cosa que no sabían catalogar, los pobres.

Por último, a veces he leído por ahí que El Señor de los Anillos tiene una vinculación o una traslación del mundo en guerra que vivió Tolkien. Seguro que algo de eso hay, pues es inevitable. Pero las experiencias de Tolkien fueron muy duras, y él mismo participó siendo muy joven en la Primera Guerra Mundial, hasta que fue herido en combate y repatriado.

«Es cierto que hace falta encontrarse personalmente bajo la sombra de la guerra para percibir plenamente la opresión; pero a medida de que transcurrían los años parecía como si ahora demasiadas veces olvidáramos que haber sido cogido en 1914 en plena juventud fue una experiencia no menos detestable que haberse visto involucrado en 1939 y los años siguientes. En 1918 todos mis amigos íntimos, excepto uno, habían muerto».
tolkien criticas señor anillos

¿La intención de El Señor de los Anillos?: «El motivo primario fue el deseo de un contador de relatos de hacer una experimento con una narración realmente larga que mantuviera la atención de los lectores, los divirtiera, los deleitara y, de vez en cuando, quizás los excitara o los emocionara profundamente».

Y para todo lo demás, hay que hablar con el cuervo de Poe que diabólicamente repetía ese “Nevermore”.

señor anillos criticas
Allan Lee y su Nazgul


Share/Bookmark

9 feb. 2011

Concursos literarios

Qué hacer con un concurso de literatura...
concursos literarios
Mejor pillar un lápiz y escribir sin pensar en más... by Igor.

Dejar de ir a cenar con tu novia o quién sea que comparte contigo las soledades, pagar una pasta en fotocopias, encuadernaciones, sellos, sobres y papeles relucientes ya huérfanos, acercarse con la ilusión de un pardillo a la oficina postal, hacer cola, hacer cola, hacer cola, esperar, mirar a la vieja que hay delante con un gorro de lana verde, leer las bases de otros concursos para no solaparse, esperar, unas bases que son tan emocionantes como un prospecto de aspiradoras, leer, esperar, leer, buscar, especular sobre posibilidades, mezclar cerezas en un baúl, dejar correr los meses como un preso, esperar, cerrar postigos, esperar, esperar, silencio.




No pagues por escribir. No hagas colas para escribir. No esperes. No escribas.
 
 


Share/Bookmark